Teatro de las oprimidas

EL módulo de Teatro de las Oprimidas (TO) es una oportunidad para multiplicar la metodología desarrollada por Augusto Boal. Se presentan los principios fundamentales de un teatro esencialmente crítico y se desvelan las distintas ramas del árbol que sustenta todo el universo de medios para transformar la realidad desde la ficción teatral. Y ante todo, se revela el poder transformador de un teatro que trasciende los escenarios, invade los patios de butacas e invita al público a convertirse en protagonista, éste, empoderado, asume su potencial transformador y se interpreta a sí mismo para reinventarse liberado de las opresiones de la realidad. 

Empezamos abriendo el arsenal de juegos para actores y no actores, despertando nuestros sentidos, descubriendo nuestras capacidades y nuestros límites, reconociendo a las personas con quienes compartimos, activando las cuatro ces (Corazón, Cabeza, Cuerpo, Cultura) y aterrizando en el aquí y ahora. 

En seguida aparece el Teatro Imagen, que se muestra como una herramienta capaz de hacer hablar a nuestro cuerpo sin que a nuestro cerebro le dé tiempo a manipular lo que expresamos. Así, somos capaces de representar lo concreto, pero también lo abstracto. Introducimos el sonido, la palabra y el deseo de cambio. Con la dinámica de Las Horas, nos observamos en nuestro día a día y reflexionamos sobre nuestros hábitos, luego transformamos nuestras acciones mecanizadas y las humanizamos bailándolas y transformándolas en arte. 

Caen cuatro gotas y surge el Arco Iris del Deseo, casualmente, sin pretenderlo; ésa es una de las claves del Curinga, haber experimentado muchas técnicas, desarrollar la capacidad de atender a las necesidades y tener la sensibilidad para utilizar la herramienta adecuada en el momento preciso. Exploramos las contradicciones que nos habitan con la técnica de Los Polis en la Cabeza, materializando aquellas voces internas que nos susurran a gritos lo que debemos que hacer y lo que no. 

Con la Estética del Oprimido evidenciamos la invasión ideológica a la que estamos continuamente expuestas y nos reapropiamos de los medios artísticos para producir arte desde nuestra esencia primitiva. Creamos al Ser de la Basura, un ser compuesto por nuestros propios deshechos que cobra vida y nos habla de nosotras, de lo que consumimos, de lo que somos, de lo que no somos y de lo que podríamos llegar a ser.

Vivimos una experiencia exprés de Teatro Foro. Elegimos un tema al que como grupo somos sensibles: la Presión Social. Compartimos nuestras opresiones personales, las colectivizamos y creamos una historia que nos acoge. La esquematizamos con imágenes, una ráfaga de instantáneas que sintetizan la obra. Luego, desarrollamos cada escena, ponemos voz y movimiento. Y la hacemos crecer con las técnicas de ensayo: Para y piensa, Bombardeo de preguntas, Pase para sordos, Pase con telegrama… Finalmente realizamos el Foro, entre nosotras, recogiendo las alternativas de cambio propuestas y vislumbrando cual seria el siguiente paso: revisar, reconstruir y compartir con un público.

No hay tiempo para más. Cada módulo del Máster es una ventana por la que nos asomamos durante un tiempo limitado, el suficiente para reconocer el paisaje que nos presenta, para percibir sus posibilidades y tener la breve experiencia que nos impregna de su potencial. Pero las ventanas no se cierran, quedan abiertas, sus brisas nos persiguen y en cualquier momento podemos regresar a la que queramos, colarnos en ella y seguir investigando. 

Módulo a cargo de Marc Escrig de Teatre de Caixó.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *