Teatro para jóvenes

La necesidad de que existan espectáculos y textos teatrales especiales para jóvenes es un tema controvertido. Algunos autores como Juan Luis Mira o compañías de teatro, como La Joven Compañía o The Cross Border Project, defienden esta postura. Pero su existencia es uno de los temas recurrentes y puntos más conflictivo entre los teóricos y profesionales de los espectáculos y de la literatura dramática infantil y juvenil. En la década de los 70 del pasado siglo trataban de dar respuesta a las preguntas ¿existe el teatro para jóvenes? ¿qué entendemos por teatro juvenil ? o ¿qué debe ser el teatro de la juventud? Autores y críticos no llegaban a un acuerdo siquiera sobre la existencia de este teatro. Para algunos prestigiosos directores teatrales esta modalidad no existía, sino solo el teatro bueno o el teatro malo.

Desde el Máster en Teatro Aplicado queremos dar respuesta a la gran demanda de los profesionales que trabajáis el teatro en la educación, tanto en la enseñanza reglada como no reglada, solicitando textos teatrales para trabajar con adolescentes y jóvenes. Por nuestra parte, como somos partidarios de la existencia de esta modalidad teatral, os facilitamos el siguiente documento elaborado por Tomás Motos donde hay referencias a compañías, autores y obras destinadas a un público adolescente y juvenil.

De acuerdo con investigaciones como la de Sires y Bayona (2006), un teatro para jóvenes ha de tener una serie de rasgos y ha de tratar unos determinados temas. En los géneros preferidos por los adolescentes estarían la comedia, el musical y la tragedia, y en cuanto a las características de los espectáculos declaran preferir calidad, dinamicidad, impacto, formatos nuevos, humor, etc. Needlans (2008), por su parte, concreta los rasgos de un teatro juvenil en el contexto local, la relevancia, el carácter innovador y experimental, y en estar basado en los temas que preocupan a los jóvenes. En el ámbito anglosajón desde hace muchas décadas el llamado Young Theatre “se ha consolidado como una sana tradición, al contrario, en España nunca ha perdurado un teatro joven” (Mira, 2015: 60). Para despertar el interés de este colectivo por el teatro ha de ofrecérseles obras que hablen su lenguaje, que respondan a sus motivaciones e intereses con temas como el amor, el sexo, la muerte, la amistad, etc. y, además, los jóvenes han de tener la posibilidad de asistir a la representación con sus pares y encontrar allí un público mayoritariamente joven.

Aunque es difícil encontrar compañías que planteen montar espectáculos para este nivel de edad, ya se pueden señalar casos destacables. Y, también existen colecciones de libros impresos y espectáculos. Entre el ingente material sobre teatro en general que se encuentra disperso en revistas especializadas impresas y en línea, revistas solo en línea, páginas web de los propios autores, etc., hay que bucear para rescatar textos dedicados al teatro joven. [Seguir lenyendo aquí]

Webgrafía:

Cartografía de las actividades dramáticas

Muchos de los profesionales que nos dedicamos al teatro en la educación (profesores, animadores socioculturales, formadores, educadores sociales y psicólogos) utilizamos las estrategias dramáticas en nuestra práctica, y a veces, algunos de nosotros, las planteamos como una serie de ejercicios extraídos de manuales y, en algunas ocasiones podemos llegar a confundirnos ante los distintos nombres que reciben estas técnicas según los diferentes autores.

Incluso, en algunos casos, desconocemos cual es la razón y los criterios seguidos para su sistematización, lo que puede redundar en que nuestra práctica sea acrítica y poco reflexiva. Por ello, queremos compartir este artículo con vosotros para cubrir y satisfacer esta carencia frecuente, presentando el diseño de tres diagramas para cartografiar las distintas actividades derivadas del teatro, utilizadas en los ámbitos de la educación, la acción social y la dramaterapia. Cada uno de ellos se diseña tomando como criterio tres variables, de esta manera se obtienen tres cubos en los que se pueden insertar las distintas estrategias metodológicas o modalidades teatrales. Estos diagramas permitirán a los profesionales tomar conciencia de la variedad, riqueza del campo y fundamentación epistemológica de estas estrategias, lo que motivará posiblemente a una práctica profesional más reflexiva.

 

 

 

 

 

 

 

El origen del instrumento que os vamos a presentar lo dio a conocer su autor, Tomás Motos, en el II Congreso Internacional de Glotodidáctica Teatral celebrado en Madrid en 2016. El interés despertado por este instrumento en el marco de la didáctica del teatro para las segundas lenguas (L2) hizo que continuara investigando hasta desarrollar los tres diagramas con los profesores Vicente Alfonso y Donna Fields. El texto que os presentamos en inglés acaba de ser  editado por  Journal for Learning through the Arts de la Universidad de California.

Aquí tenéis el artículo en inglés Mapping out Dramatic Forms.